¿Correr descalzo o con zapatillas?

Hasta ahora salir a correr, hacer footing o practicar running… estaba al alcance de todo el mundo. Bastaba con ponerse unas zapatillas, ropa cómoda y recorrer los parques y paseos marítimos de nuestras ciudades. La aparente sencillez de esta práctica deportiva está reclutando cada vez a más adeptos, que han descubierto en ella una forma de mantenerse en forma y combatir el estrés haciendo lo que más les gusta.
Como consecuencia de todo esto, las carreras populares se han multiplicado y los corredores aficionados hacen lo posible por mejorar sus marcas y correr cada vez más y mejor.
A raíz de todo esto, ha surgido una “nueva” corriente de corredores que han decidido correr de otra forma. Digo “nueva” porque en 1960 Abebe Bikila ya lo hizo, consiguiendo la medalla de oro en las olimpiadas de Roma.
Se trata de correr descalzos o con una mínima protección de los pies frente a la abrasión del terreno.
Los corredores descalzos defienden que esa es la manera correcta de correr frente al uso de zapatillas. Esta teoría postula que corriendo así, se producen menos lesiones, ya que el organismo al percibir el suelo, se protege de forma natural del impacto acortando el paso, aumentando la frecuencia de la zancada y haciendo un apoyo anterior del pie evitando así el impacto del talón con el suelo.

correr descalzo
Por otro lado, los corredores con zapatillas suelen tener menor frecuencia de zancada y un paso más largo, lo que les obliga a apoyar primero el talón en el suelo, situación que intenta aliviar la zapatilla con amortiguación en el talón.
Está amortiguación se da en toda la suela de la zapatilla aunque es mucho mayor en el talón que en el antepié. A esta diferencia entre el talón y el antepié se denomina drop y que puede llegar a los 11 mm.

Para poder tener una opinión al respecto, he realizado un sistemático proceso de investigación, seleccionando los artículos científicos con mayor factor de impacto y así como videos, páginas web e imágenes que adjunto en el estudio.
Además he probado personalmente a correr descalzo y con diferentes tipos de zapatillas con distintos drop para evaluar los efectos que cada forma de correr tienen en mi propio cuerpo.
La principal dificultad ha sido que la mayoría de los estudios revisados usaban una muestra demasiado pequeña y los resultados no eran estadísticamente significativos.
Todos los estudios revisados han observado que los corredores descalzos inclinan ligeramente el tronco hacia delante, dan los pasos más cortos y aumentan la frecuencia de zancada apoyando menos tiempo el pié en el suelo y no impactando con el talón en la fase de apoyo.
Corriendo descalzo se genera más tensión sobre los tríceps surales y los tendones de Aquiles ya que realizan un trabajo excéntrico más intenso para mitigar el impacto del terreno y acumular energía elástica necesaria para el siguiente paso.
La musculatura intrínseca del pie y la fascia plantar se ven sometidas a mayor carga para soportar el aumento de movilidad del pie.
Según varios estudios, correr descalzo aumenta la presión ejercida sobre las cabezas de los huesos metatarsianos y puede incrementar el riesgo de producirse fracturas por estrés.

[special_text tagname=”h3″ pattern=”no” color=”” font_size=”” font_weight=”default” font=”default” margin_top=”” margin_bottom=”” align=”center”]Como curiosidad, Abebe Bikila ganador de la maratón de las Olimpiadas de Roma 1960 corriendo descalzo, no pudo finalizar la maratón de las Olimpiadas de México 1968 por sufrir una fractura por estrés, aún así, corrió 17 km, con zapatillas.[/special_text]

Sin embargo todos los estudios han observado que la forma de correr descalzo es más eficiente desde el punto de vista biomecánico aunque no se he demostrado que produzca menos lesiones que corriendo con zapatillas.
Varios estudios plantean que correr descalzos sería beneficioso como parte de un entrenamiento en el que se incluyan las zapatillas convencionales.
Esto ayudaría a fortalecer la musculatura intrínseca del pie y de los tríceps surales y mejorar la propiocepción del pie.
El entrenamiento combinado podría favorecer la prevención de lesiones aunque no hay estudios que lo confirmen ya que las causas de las lesiones deportivas son multifactoriales y no solo dependen del uso o no de zapatillas.
Por último y como experiencia personal, y sin ningún valor estadístico más allá de mi propia curiosidad y la del lector, después de correr descalzo, con sandalias huaraches de 11 mm y con zapatillas que han ido desde los 11mm de drop hasta los 0 drop, estas han sido mis sensaciones:
Correr descalzo es muy agradable siempre que sea por asfalto o terreno liso, sin embargo después de 2 km la planta del pie empieza a dolerme aunque no he tenido ninguna rozadura. Si que he tenido molestias en la planta del pie y en los gemelos.
Con las sandalias conseguí correr 7 km pero el principal problema fue el ajuste de la misma ya que la suela se movía de aquí para allá y era difícil intentar mantenerla debajo del pie y acababa haciendo garra con los dedos para que no se escapase, en varias ocasiones me las quité y seguí corriendo descalzo.
Con las zapatillas de 11mm de drop, mis zapatillas de toda la vida, me paso algo muy curioso. Siempre las había usado sin problemas y he corrido muy bien con ellas pero desde que empecé a correr descalzo no me las había puesto y cuando por fin salí a correr con ellas las noté muy incomodas, notaba que no podía mover los dedos dentro y que me dolían.
Actualmente corro con unas zapatillas de 6mm de drop muy ligeras con algo de amortiguación en la suela pero con las que noto muy bien el suelo y con una puntera muy ancha que me permite mover los dedos dentro.
¡Espero verles en el paseo marítimo!

ENLACES DE INTERÉS

[one_half][teaser style=”2″ image=”http://fisioenbuenasmanosalmeria.es/wp-content/uploads/2014/09/open-uri20121105-19622-lgnmsy_large.jpg” icon=teaser-icon1.png title=”¿Qué es el Natural Running?” subtitle=”” url=”http://www.asics.es/running/knowledge/que-es-el-natural-running/” target=”_blank”][/one_half][one_half_last][teaser style=”2″ image=”http://fisioenbuenasmanosalmeria.es/wp-content/uploads/2014/09/GFRLogo.jpg” icon=teaser-icon1.png title=”Good form running” subtitle=”” url=”http://www.goodformrunning.com/” target=”_parent”][/one_half_last]

BIBLIOGRAFIA

Barefoot versus shoe running: from the past to the present. Kaplan Y. Phys Sportsmed. 2014 Feb;42(1):30-5. doi: 10.3810/psm.2014.02.2045.

Barefoot running claims and controversies: a review of the literature. Jenkins DW, Cauthon DJ. J Am Podiatr Med Assoc. 2011 May-Jun;101(3):231-46. Review.

Barefoot running: biomechanics and implications for running injuries. Altman AR, Davis IS. Curr Sports Med Rep. 2012 Sep-Oct;11(5):244-50. doi: 10.1249/JSR.0b013e31826c9bb9. Review

A comparison of the spatiotemporal parameters, kinematics, and biomechanics between shod, unshod, and minimally supported running as compared to walking. Lohman EB 3rd, Balan Sackiriyas KS, Swen RW. Phys Ther Sport. 2011 Nov;12(4):151-63. doi: 0.1016/j.ptsp.2011.09.004. Epub 2011 Oct 17.

The biomechanical differences between barefoot and shod distance running: a systematic review and preliminary meta-analysis. Hall JP, Barton C, Jones PR, Morrissey D. Sports Med. 2013 Dec;43(12):1335-53. doi: 10.1007/s40279-013-0084-3.

The biomechanical differences between barefoot and shod distance running: a systematic review and preliminary meta-analysis. Hall JP, Barton C, Jones PR, Morrissey D. Sports Med. 2013 Dec;43(12):1335-53. doi: 10.1007/s40279-013-0084-3.

Effects of footwear and strike type on running economy. Perl DP, Daoud AI, Lieberman DE. Med Sci Sports Exerc. 2012 Jul;44(7):1335-43. doi: 10.1249/MSS.0b013e318247989e.

The barefoot debate: can minimalist shoes reduce running-related injuries? Rixe JA, Gallo RA, Silvis ML. Curr Sports Med Rep. 2012 May-Jun;11(3):160-5. doi: 10.1249/JSR.0b013e31825640a6. Review.

Foot strike patterns and collision forces in habitually barefoot versus shod runners. Lieberman DE, Venkadesan M, Werbel WA, Daoud AI, D’Andrea S, Davis IS, Mang’eni RO, Pitsiladis Y. Nature. 2010 Jan 28;463(7280):531-5. doi: 10.1038/nature08723.

Running in a minimalist and lightweight shoe is not the same as running barefoot: a biomechanical study. Bonacci J, Saunders PU, Hicks A, Rantalainen T, Vicenzino BG, Spratford W. Br J Sports Med. 2013 Apr;47(6):387-92. doi: 10.1136/bjsports-2012-091837. Epub 2013 Jan 11.

Adolescent runners: the effect of training shoes on running kinematics. Mullen S, Toby EB. J Pediatr Orthop. 2013 Jun;33(4):453-7. doi: 10.1097/BPO.0b013e31829241dc.

Relationships among self-reported shoe type, footstrike pattern, and injury incidence. Goss DL, Gross MT. US Army Med Dep J. 2012 Oct-Dec:25-30.

Stiffness adaptations in shod running.  Divert C, Baur H, Mornieux G, Mayer F, Belli A. J Appl Biomech. 2005 Nov;21(4):311-21.

Biomechanical and physiological comparison of barefoot and two shod conditions in experienced barefoot runners. Squadrone R, Gallozzi C. J Sports Med Phys Fitness. 2009 Mar;49(1):6-13.

Barefoot-simulating footwear associated with metatarsal stress injury in 2 runners. Giuliani J, Masini B, Alitz C, Owens BD. Orthopedics. 2011 Jul 7;34(7):e320-3. doi: 10.3928/01477447-20110526-25.

Metabolic cost of running barefoot versus shod: is lighter better? Franz JR, Wierzbinski CM, Kram R. Med Sci Sports Exerc. 2012 Aug;44(8):1519-25. doi: 10.1249/MSS.0b013e3182514a88.

A review of mechanics and injury trends among various running styles. Goss DL, Gross MT. US Army Med Dep J. 2012 Jul-Sep:62-71.

Mechanical and Physiological Examination of Barefoot and Shod Conditions in Female Runners. Paulson S, Braun WA. Int J Sports Med. 2014 Feb 27.