Se trata de las técnicas orientadas al buen desarrollo psicomotor del niño/a.

Para ello se emplea la estimulación precoz y métodos de estimulación como el método Bobath o Le Metayer.

Suelen ser tratamientos prolongados en el tiempo en función del crecimiento y desarrollo del

niño/a que irán cambiando adaptándose a las necesidades y objetivos del paciente.

El tratamiento se complementa gracias a un equipo multidisciplinar que interactúan para

conseguir lo mejor para el niño/a y los padres.