Consiste en una serie de técnicas de terapia manual con las que se pretende aliviar síntomas relacionados con la esfera visceral como trastornos menstruales, estreñimiento y problemas de gases,  malas digestiones y reflujo.

Para ello el osteópata después de explorar al paciente le realiza una serie de manipulaciones vertebrales seguido de unas movilizaciones y estiramientos del órgano a tratar.

Por ejemplo:

En el caso del estreñimiento, el terapeuta manipulará el eje cráneo-sacro y posteriormente con masaje y movilizaciones suaves tratará de liberar el intestino actuando en el abdomen del paciente.

Son tratamientos indoloros y muy efectivos, reestableciendo el equilibrio visceral del paciente.