La fascia está  debajo de la piel y recubre todo el cuerpo. Es elástica facilitando que el organismo se mueva bien a la vez que lo envuelve protegiéndolo.

Cuando se produce una lesión, la fascia, para protegernos, se endurece en la zona dolorida perdiendo elasticidad.

El terapeuta entonces se encarga de devolverle su elasticidad y movimiento natural.

La técnica consiste en colocar las manos sobre la piel del paciente realizando una ligerísima presión y acompañar lentamente a la fascia a recuperar su movimiento natural.

Es una técnica muy agradable y  suave.

miofascial almeria