Project Description

EPISOTOMÍA Y DESGARRO

Una de las posibles complicaciones del parto que más miedo genera es el traumatismo perineal, nombre que recibe la episiotomía o el desgarro producidos en el momento del expulsivo. Estos pueden tener consecuencias negativas en la vida de la mujer, es por ello, que se debe de acudir a un fisioterapeuta especializado para que valore y trate las posibles secuelas.

Fisioterapeuta enseñando con las manos como sería una episiotomía

Llamamos episiotomía a la incisión (corte) quirúrgica (con tijeras o bisturí, y posterior sutura), que se realiza en el periné femenino (entre la vagina y el ano) para ampliar la abertura vaginal con el objetivo de “facilitar” la salida del bebé acelerando la segunda etapa del parto (expulsivo).

En la práctica se llevan a cabo principalmente dos tipos:

  • La episiotomía medial es la que se realiza en la línea media del periné. Se trata de una incisión vertical que parte de la horquilla vulvar posterior y se dirige hacia el ano, pero sin llegar a él.
  • La episiotomía mediolateral con una trayectoria diagonal, en un ángulo al menos de 45° respecto a la línea media vertical, alejándose del recto.

Los desgarros son laceraciones de la piel, mucosa y/o músculo del periné producidos por el paso del bebe por en canal del parto. Hablamos cuatro tipos de desgarros perineales:

  • De primer grado se limita a la horquilla vulvar, la piel perineal y la mucosa vaginal, no llega al músculo.
  • De segundo grado lesiona la vagina y el periné (fascia y músculos del periné) sin afectar al esfínter anal.
  • De tercer grado involucra a los músculos del núcleo fibroso central y al esfínter anal en su totalidad estando la mucosa anal intacta.
  • De cuarto grado, que implica ruptura completa del esfínter anal (externo e interno) y el epitelio del ano a través de la mucosa, exponiendo a la luz el recto.
Fisioterapeuta muestra como es un desgarro femenino

¿CÓMO PUEDES EVITAR UNA EPISOTOMÍA Y PREVENIR DESGARROS?

Si queremos que el periné se encuentre lo más flexible posible el día del parto, y con ello evitar que nos practiquen una episiotomía o suframos un desgarro, es aconsejable realizar fisioterapia preventiva del suelo pélvico durante el embarazo.  Los objetivos de esta fisioterapia serán:

  • Conseguir un buen tono muscular y autoconciencia del Suelo Pélvico.
  • Realizar el masaje perineal.
  • Elastificar el periné a partir de la semana 36 mediante el uso de dispositivos como el Epi·No.
  • Aprender a pujar de forma productiva.

TRATAMIENTO DESDE LA FISIOTERAPIA DE SUELO PÉLVICO

Una vez que se ha dado a luz, tras el puerperio es necesaria una buena recuperación de tu abdomen y de tu suelo pélvico, que casi con total seguridad se habrá visto debilitado por el propio embarazo y con motivo del parto. Con más razón si se llevó a cabo una episiotomía o se produjo un desgarro.

Con la fisioterapia del suelo pélvico:

  • Tonificarás la faja abdominal (fortaleciendo el transverso, con ejercicios abdominales profundos o con hipopresivos, así como enseñando a la paciente a gestionar las presiones abdominales en el día a día).
  • Mejorará la cicatriz, tanto en consulta como indicando a la paciente el modo de realizarlo en casa.
  • Desaparecerán los puntos dolorosos de la zona perineal, muy frecuentes a consecuencia de la episiotomía, en el lado opuesto a esta (por compensación de la musculatura contralateral frente a la musculatura debilitada por la incisión).
  • Tratarás disfunciones como la dispareunia (dolor durante las relaciones sexuales), la incontinencia urinaria y/o fecal o de gases, o los prolapsos, que hayan podido desencadenarse a raíz del parto y la episiotomía.

Si tienes un corte de episiotomía o desgarro perineal es fundamental que además de a la revisión ginecológica acudas a la valoración fisioterápica para evitar o reducir adherencias, fibrosis, etc.

    Acepto los términos y condiciones   Saber más